Conversaciones con Vicente Gallega

Vicente Gallega

Conversaciones con Vicente Gallega

Hoy en Beltá & Frajumar hablamos con el gran diseñador Vicente Gallega.

 

¿En qué te has inspirado para crear el diseño de la mesa Ólia?

 

Más que inspiración, ha sido el trabajar con premisas muy bien definidas previamente a su ideación, como lo son su función y el entorno donde tendría que convivir. 

 

¿Qué pretende transmitir el diseño de la mesa Ólia?

 

Era como plantearse un reto en una pieza de mobiliario, pretendía que fuese capaz de transmitir sensaciones como si de un objeto joya se tratase, por la forma y los materiales empleados en su desarrollo. 

 

¿Hasta qué punto tu personalidad influye en la obra? 

 

Trato de que mis diseños no estén influenciados por mi personalidad, partiendo de la base de que cada diseño es diferente y se trabaja con datos y premisas muy diferenciadas unos de otros, cada diseño por lo tanto tiene sus propias claves a la hora de trabajarlos. 

 

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser diseñador? 

 

El diseñador tiene la posibilidad de mejorar y crear objetos que faciliten la vida de las personas, y eso es algo muy satisfactorio, así como el poder transmitir emociones y sensaciones satisfactorias con tus diseños, te permite solucionar problemas de todo tipo: movilidad , comunicación, planificación etc. 

Lo peor como diseñador es que te das cuenta de que hay muchas cosas por mejorar, pero pocas empresas que estén dispuestas a cambiarlas. 

 

Si echas la vista atrás, ¿en qué se diferencia el Vicente Gallega de ahora con el joven diseñador de sus comienzos? 

 

Por lo general yo no suelo mirar atrás, sino todo lo contrario, seguramente habré cambiado en algunas cosas, podríamos decir aquello del tópico de la experiencia. Pero hay algo que te puedo confirmar que no ha sufrido ningún cambio, y es la ilusión con la que afronto cada uno de los nuevos proyectos que llegan al estudio

 

¿Cuál es el mayor reto al que te has enfrentado a lo largo de tu trayectoria?

 

A muchos, continuamente desde que descubrí esta profesión, a los 15 años. Cada proyecto nuevo es un reto, a pesar de que aparentemente sea sencillo en su interior guarda la complejidad, de ahí que sea tan importante el cómo plantear y trabajar los procesos de diseño. No olvidemos que el gran reto es conectar con la gente que utiliza nuestros diseños, independientemente de un país u otro. 

 

¿Qué consejo le darías a los jóvenes diseñadores que estén arrancando con su carrera?

 

Ante todo que sean honestos con los materiales y objetos que van a diseñar, que pongan el foco siempre en las personas que van a utilizarlos, para resolverles alguna necesidad funcional o estética.

 

¿Algún diseño al que tengas especial aprecio?

 

No resulta fácil nombrar diseños concretos, ya que todos los trabajos los realizas con el máximo cariño, cada uno con su propia personalidad y según sus características y tipología de uso. 

Desde mi primer trabajo en 1982 con la cama Mlo, Ondas… Desde entonces han sido muchos los trabajos de los que guardo muy buenos recuerdos, y por supuesto los diseños más recientes como el sillón Tamo, Nies ó la mesa Ólia, de los que estoy especialmente satisfecho. 

 

¿Qué tiene que tener un diseño para que te cautive?

 

Que sea honesto y capaz de transmitir emociones. 

 

Si tuvieras que elegir 5 diseños de nuestra web… ¿Con cuáles te quedarías?

 

Se podrían decir muchos, pero me ceñiré a la mesa Ólia, al sillón Tamo, la silla Níes, la mesa Domo y la colección Tempo. 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

newspaper templates - theme rewards